geli

Circuito Abierto en Tucumán

Por Geli Gonzalez

 

Las iniciativas de gestión independiente se constituyen hoy en uno de los rasgos característicos de las prácticas culturales en nuestros contextos, prácticas que resultan en nuevos dispositivos de visibilidad y distribución de la producción artística.

Podemos rastrear el advenimiento de esos espacios en la necesidad de contener toda una serie de nuevas producciones y en el vacío de políticas de exhibición y circulación desde instituciones de gestión oficial (especialmente a partir de 2001). En este sentido, los artistas ya no sólo realizan sus obras sino que también generan sus propias condiciones de producción deviniendo en gestores que se enfrentan, se infiltran o quedan al margen de las instituciones.

Pero esa resistencia a políticas hegemónicas de visibilidad y legitimación puede palparse, por ej, en la articulación de acciones comunes, según da cuenta el evento Circuito Abierto, protagonizado por un grupo de espacios de gestión independiente, que propone un recorrido por los mismos. En este sentido, busca posicionarse como alternativa desafiante a otro recorrido planteado desde instituciones de gestión oficial, “la noche de los museos”. También tiene como antecedente Zona Liberada, experiencia desarrollada entre 2008 y 2011 en la vecina ciudad de Salta.

María Gallo, Carmencita Fernández y Camila Caram (las tres están o estuvieron vinculadas a espacios de gestión independiente) tomaron la posta y se abocaron a la tarea de organizar el evento, movilizadas en primera instancia por la necesidad de comunicación entre las iniciativas de gestión y el propósito de compartir y acrecentar espectadores, ganarlos para el arte contemporáneo. C. Caram y Ma. Gallo comentan que una de las situaciones que inspiró esta idea fue la coincidencia de inauguraciones de distintos espacios en un mismo horario. El problema de esta simultaneidad es que se comparte gran parte del público. Pensaron entonces que la posibilidad de coordinar actividades potenciaría las acciones.

Recuerdan también el desarrollo del Laboratorio de Gestión, organizado por Javier Vázquez que convocara iniciativas de gestión independiente de diferentes puntos del país, como un primer y fundamental acercamiento entre protagonistas de iniciativas locales de gestión independiente.

Visibilizar los espacios para un número mayor de espectadores, articular actividades, estructurar una agenda anual, editar una guía, y poner en contacto a los gestores de las diferentes iniciativas, son objetivos que orientan este emprendimiento. Entiendo además, que acciones de estas características aspiran a posicionar a los espacios como legitimadores, en tanto instancia de visibilización, de la producción artística contemporánea constituyéndose en evidente política de disenso.

Desde su inicio en 2012, y con el propósito de potenciar esfuerzos de gestión, Circuito Abierto acciona en alianza con el Foro de arte contemporáneo y políticas culturales (organizado por Taller C y Equipo de Investigación coordinado por Marcos Figueroa).

Si bien no hay criterios establecidos para la inclusión de iniciativas en el evento, a partir de la experiencia adquirida, las organizadoras prefieren trabajar con un mínimo de seis espacios y un máximo de diez. En todo caso, es la experiencia misma la que va moldeando esos criterios, cuya brújula es el respeto a la identidad de cada espacio. Para sumarse al evento solicitan una propuesta de exhibición que se inaugure el día del recorrido y luego permanezca abierta por el tiempo que cada proyecto estipule. En algunos casos aceptan muestras ya inauguradas dado que proponen para el día del recorrido una particularidad atractiva (acción / actividad con espectadores / etc). Entonces diseñan un recorrido que realizan dos ómnibus, en un sentido y otro, en el lapso de cinco horas aproximadamente (19 hs a 24 hs),

… en el tiempo

Haciendo un poco de historia, la primera edición en 2012 incluyó a diez espacios en el recorrido: Espacio Motor de Arte (E. M. A.), El Rancho, El Taller, Espacio La Cripta, Espora (Casa Managua), La Puerta, La Punta, Metralleta en Doce, Rusia Galería y Yungas Arte Contemporáneo. Como suele suceder con primeras ediciones, esta comportó una particular energía y gran expectativa. Los espacios se vistieron de fiesta y se avinieron a solventar el evento de bolsillo propio, señal del entusiasmo y apuesta al proyecto: eso implicó catálogos y contratación de dos combis para traslado.

En 2013 fueron doce los espacios participantes (Carmen Fernández se apartó de la organización). En uno de los recorridos, que partía desde la Casa del Bicentenario, sede de la muestra Un día como cualquiera, el espectador circulante podía visitar Yungas Arte Contemporáneo, El Pasaje, Espacio La Cripta, Espora (Casa Managua), El Rancho, Buró Coworking, El cuarto naranja, Rusia Galería, El Taller, La punta, Traman y Fulcro. Para esa edición, las organizadoras consiguieron auspicios de la Municipalidad capitalina (ayuda parcial para la edición catálogos) y del Ente de Turismo provincial (ómnibus para los recorridos). Camila Caram la caracterizó como edición de mayor solidez, aunque extenuante en su realización debido a la cantidad de espacios.

La reciente edición, en setiembre de 2014, incluyó ocho espacios y dos Proyectos invitados: El Taller, El cuarto naranja, Rusia Galería, El Pasaje, Espora (Casa Managua), Borde Galería, Plaza de Almas, Espacio La Cripta, Bocha de Limón y dos artistas urbanos: Fabricio Paredes y Leandro Fernández. En esta ocasión a los auspicios de la Municipalidad y el Ente de Turismo, se aportes de algunos comercios. Caram y Gallo comentan que pudieron acercarse a una organización de mayor efectividad al contratar servicio específico para el diseño de imagen y catálogo.

Es preciso mencionar la diversidad y riqueza de perfiles de los espacios de gestión. La identidad de cada uno de ellos se refleja en un amplio espectro de propuestas que van desde los lenguajes tradicionales al enorme campo de prácticas visuales híbridas, de la pintura, el dibujo, la fotografía a la instalación, video-instalación, performance, etc..

A partir de estas tres ediciones, puedo corroborar la presencia de una suerte de núcleo permanente de iniciativas y un conjunto móvil (o más inestable), lo que viene a caracterizar la dinámica de la gestión independiente, los ciclos inherentes a las iniciativas.

En cuanto a los espectadores, si bien su número se incrementó sensiblemente entre la primera y la tercera edición, todavía es innegable la gran proporción de seguidores habituales. Se impone como reto elevar el porcentaje de nuevos espectadores. Muy posiblemente esta problemática tenga que ver con estrategias de difusión y con los medios por los que la información circula, lo que podría superarse mediante el abordaje de programas de promoción a ser instrumentados por cada espacio en particular y de ese modo llegar al momento de realización del Circuito con una parte de la tarea ya encarada.

pensando en voz alta

Prospectivamente hablando, y sin hacer futurología, el evento presenta un enorme potencial de desarrollo. Eso probablemente se vincula con la creciente complejización de la escena artística tucumana en razón del incremento de espacios de gestión y proyectos auto-gestionados, del enriquecimiento de perfiles de sus agentes y, por supuesto, del alto rango de calidad de las producciones.

Camila Caram afirma que lo que más la motiva a dar continuidad al proyecto es el apoyo de la gente, la devolución tanto de espectadores como de equipos de gestión de los diferentes espacios. Pero con el propósito de evitar desgastes, dinamizar enfoques y propiciar aprendizajes horizontales, están pensando en otras variables de gestión. Además, como expectativa de máxima María Gallo menciona el necesario rédito económico, la meta de que el evento deje honorarios en manos de sus gestoras.

Finalmente, y cual máquina de visión en un juego de enfoque-desenfoque, pienso en diferentes posibilidades como efecto de este emprendimiento. Pienso en la conformación de una red local de gestiones independientes de arte contemporáneo; pienso en el fortalecimiento y desarrollo que eso significaría para la escena artística tucumana. Pienso en el impacto de las propuestas creativas en esa renovada coyuntura y en la creación de nuevas audiencias.

 

foto: Pablo Masino, en El Taller.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Copyright © 2013 SENSO - Todos los derechos reservados